Las cosas que menos nos gustan acerca del tejer a mano

1

Amamos tejer! el crochet y las dos agujas son parte de nuestra vida, y es lo mejor que nos ha pasado! sin embargo hay algunas cosas que ocurren durante el tejido que nos fastidian... y mucho. 



lo-que-menos-me-gusta-acerca-del-tejer-a-mano

Somos muchos los que disfrutamos de andar tejiendo día y noche, cierto? Pero en la vida de una tejedora y de un tejedor existen algunos "momentos" que preferiríamos no existieran 🙈


Destejer / desbaratar


Es algo difícil desandar el camino andado, cuando ya has hecho kilómetros... lo mismo nos pasa con el tejido. Puede ser frustrante si comienzas un proyecto y luego te das cuenta de que has cometido un error y tienes que deshacer tu trabajo, especialmente si notas el error habiendo tejido toda la prenda o al menos, muchas hileras.

Por eso es aconsejable ir revisando con frecuencia para ver si lo hicimos bien, y si encuentras el error, lo arreglas sin tener que desarmar tantas hileras.

Algunas tejedoras eligen no destejer cuando han visto el error y ya el tejido está casi terminado. Pero créeme, tu conciencia quedará mucho más satisfecha si respiras profundo, y te pones a destejer.

Desenredar

Cuando los hilados vienen en madejas tendremos que hacer ovillos, y guardarlos ordenadamente, porque a veces ocurre que los hilados se enredan. Ya sea por falta de espacio, y dejamos todos los ovillos en una misma bolsa, o porque la madeja que estábamos ovillando se sale de su lugar seguro, los enredos ocurren... y qué tedioso es desenredarlos!

Para evitar los enredos de los ovillos puedes buscar nuevos métodos de guardado, te dejo algunos consejos para organizar tus tejidos aquí.

Ocultar las hebras


Cuando usamos varios colores es bastante probable que las hebras queden expuestas hasta que terminemos el trabajo... y se vuelve tan aburrido tener que ir dejando prolijo lo que ya habíamos terminado de tejer! parece que nos quitara el tiempo, pero es necesario para darle una buena terminación a nuestra labor.

Seguir patrones


Si bien hay muchos tejedores y tejedoras que aman seguir patrones al pie de la letra, hay un enorme número de personas que tejen, que prefieren el "tejer a ojo". No les hables de seguir patrones porque piensan que les quita tiempo, les corta la capacidad de crear y dejan de hacer tejido artesanal.

Para amigarnos con los patrones, primero es importante comprenderlos. Por eso vale la pena estudiar cuáles son los puntos, cómo se hacen, cómo se simbolizan tanto en los patrones gráficos (diagramas) como en los patrones escritos. En mis blogs verás muchas enseñanzas que pueden ayudarte a comprender patrones.

Es falso que si sigues un patrón dejas de ser artesano/a. Hasta los grandes artistas, como Da Vinci, hacían moldes y patrones para hacer sus trabajos.

Vale aclarar que me encanta tejer sin tener en cuenta las medidas, ni los talles, ni nada que detenga mi deleite de tejer. Por eso de vez en cuando sólo tejo cuadros de abuelita (grannysquares) o bufandas, es decir, aquellos trabajos que me permiten tejer y disfrutar el momento tejeril sin límites.


Algunos contratiempos de ser principiantes


Cuando recién estamos haciendo nuestras primeras puntadas, hay algunas situaciones que pueden desanimarnos.

Problemas con la tensión del hilo: Mantener la tensión del hilo consistente puede ser un desafío, ya que puede afectar el tamaño y la forma del trabajo final.

Trabajo lento:
El crochet puede ser una actividad muy relajante, pero también puede ser lento, o repetitivo a veces, especialmente si se está trabajando en un proyecto grande o complicado,  o con un patrón que requiere mucha atención.

Problemas con los puntos: Si no se realizan correctamente, los puntos de crochet pueden quedar desproporcionados o desalineados, lo que puede ser frustrante.

Materiales de tejido: Algunos hilados pueden ser más difíciles de trabajar, como el estambre grueso o los hilos con texturas especiales, lo que puede hacer que el trabajo sea más desagradable. En cuanto a las agujas, debes familiarizarte con ellas y encontrar la que  te resulte más cómoda. Con las agujas de crochet, por ejemplo, hay mucha variedad de formas de agarre de la aguja, y también los materiales con los que están hechos, y no todos pueden resultarte cómodos.

A modo de conclusión


Tejer es una habilidad que se puede aprender y mejorar con la práctica. Cada persona tiene sus propias preferencias y desafíos al tejer. Si hay algo específico que no te gusta al tejer a crochet, puede ser útil buscar consejos y trucos para hacer el proceso más fácil y disfrutable para ti.

Si estás encontrando dificultades al tejer a crochet, no te desanimes. Con la práctica, podrás mejorar tus habilidades y superar estos obstáculos.

Qué le agregarías a mi lista? déjame tus comentarios.








Entradas que pueden interesarte

1 comentario

  1. Están muy bien descritos esos contratiempos, me identifico mucho con el de los enredos delos hilos y muy bueno el consejo de ir revisando lo tejido para no tener que destejer mucho en caso de encontrar un error.

    ResponderEliminar